¿Qué causa el dolor?

El dolor es una señal de alerta. Nos indica que algo pasa y evita un mal mayor.  Si un pinchazo no doliese a su inicio, no sabríamos cuando parar. Por lo tanto, es más una protección que un problema.

 

Pero es una protección a la que hemos de escuchar y atender lo antes posible. Si hacemos caso omiso, el dolor nos limitará y no permitirá que sigamos haciendo una vida normal.

 

Algunas veces, nos limitamos a tomar alguna pastilla que nos enmascara el dolor y por tanto, nos oculta el origen del problema. No arreglamos nada y posponemos lo que está por venir.

 

 

Lumbago

Cuando hablamos de lumbago o lumbalgia, estamos refiriéndonos al dolor lumbar que afecta en mayor o menor medida a la parte baja de la espalda. Afecta a cerca del 80% de la población y se origina en gran medida a problemas posturales, esfuerzo físico o incluso problemas emocionales.

 

Cuando esta afectación perdura, hablaremos de lumbalgia crónica. Es necesario prestarle atención y tratarla de forma continuada.

Ciática.

La ciática es un dolor intenso que se extiende desde los glúteos hacia las piernas. Se debe a una irritación del nervio ciático y en ocasiones tiene su origen en una hernia discal.

 

Hernia Discal

Los discos se encuentran entre las vértebras, pero en ciertos casos, éste de desplaza y presiona el nervio ciático, provocando un dolor que puede llegar a impedirnos caminar con normalidad.

 

La Acupuntura.

Cuando el lumbago nos deja literalmente clavados y nos quedamos sin movilidad, suelen recetarnos fármacos como relajantes musculares o antiinflamatorios, que a veces no funcionan y que, además, no tratan el problema. Sólo enmascaran el dolor o la inflamación, pero no nos curan. La acupuntura, además de no tener ningún tipo de efecto secundario, tiene un porcentaje de efectividad no agresivo, mucho mayor que los tratamientos farmacológicos.

En los casos de ciática y hernia discal, podemos afirmar que la acupuntura evita en muchísimos casos pasar por quirófano, por lo que siempre debería de ser la primera opción a tener en cuenta antes de tomar esa decisión. No perdemos nada.

La acupuntura no se basa en aliviar el dolor. Busca el origen de un problema y lo trata. Sin fármacos, sin cirugías, sin riesgos y sin efectos nocivos para la salud.